lunes, 8 de febrero de 2010

GASTRONOMÍA RASTAFARI, LOS SABORES DE JAH


Haile Selassie
El movimiento rastafari, brotado en la verde Jamaica, es una fuerza cultural de enorme y creciente espiritualidad. Este aire puro trata por todos los medios de hacer ver a esta incrédula (a veces) sociedad occidental que el rastafarianismo es, en realidad, una corriente filosófica basada en la naturaleza y la libertad. El pensamiento rasta se dio a conocer al mundo entero por vez primera cuando el difunto y divino Robert Nesta Marley, más conocido como Bob Marley (1945-1981), piadoso rastafari, hizo llegar a oídos del mundo entero la musica reggae, filtrando las letras que hablaban de sufrimiento, paz, libertad, amor y comprensión en los corazones de las gentes de todas las nacionalidades. La sencillez del ritmo reggae está asociado con la armonía del latido del corazón al compás de los sonidos de la naturaleza. La cultura rasta logra conmover mediante la música, la filosofía y el arte.

La corriente rastafari surgió en los suburbios de Kingston, capital jamaicana, en los años treinta del siglo XX, época en que Haile Selassie fue coronado Emperador de Etiopía. El descontento social y la extrema pobreza reinaban en una Jamaica controlada por el hombre blanco en la mayor parte de la economía. Abocados a una vida de miseria en los arrabales de Kingston, un grupo de jamaicanos que consideraban el ataque militar del fascista Benito Mussolini a Etiopía como una muestra más de la ancestral opresión del hombre blanco, crearon una agrupación opuesta a todo tipo de dominio y poder racista, incluyendo (y con motivo) a la reaccionaria y paternalista Iglesia Católica.

El nuevo culto tomó como guía las enseñanzas del Antiguo Testamento y el Apocalipsis de San Juan. Sus seguidores rechazan la estructura y los valores sociales del Caribe encubiertamente esclavista. Jamaica era comparada con Babilonia, un Infierno donde la esperanza brillaba por su ausencia. Haile Selassie (1892-1975), emperador etíope, pasó a ser su Dios hecho carne. Los rastafaris se identificaron con la reencarnación del pueblo bíblico de los antiguos israelitas, y del mismo modo que éstos habían vivido el éxodo y el regreso desde Egipto a la Tierra Prometida, los rastas volverían de nuevo a África, a Etiopía (Zion). Esta aspiración era un eco de la reivindicación de Marcus Garvey (1887-1940), controvertido político jamaicano que creó el movimiento Regreso a África en Estados Unidos, la idea del retorno de los negros jamaicanos a la Patria Africana. Hasta la fecha, el Ethiopia Royal Nation Wealth Kingdom y The Universal Negro Improvement Association (UNIA) de St. Andrew, Jamaica, no han cesado de presionar al gobierno de la isla exigiendo la repatriación de los jamaicanos de color a África.

Los devotos de este movimiento lucen largos cabellos rasta (o grifos) como símbolo de sus raíces y de la melena del león de Judá, que representa a Haile Selassie. Los colores rasta son el rojo, por la sangre de los mártires, el verde, por la tierra y vegetación de Zion, y el dorado, por el Sol de África. Dos de los símbolos más importantes del rastafarismo son el anillo real del Emperador de Etiopía y The Holy Piby, el libro sagrado de los rastafaris, su Biblia. Según la leyenda, la Iglesia Ortodoxa de Etiopía dejó en herencia a Selassie el anillo que perteneció al mismísimo rey Salomón, quien lo legó a Makeda, la reina de Saba para que ésta pudiera dárselo al hijo de ambos, el príncipe Menelik I de Etiopía. Éste sería el primer monarca de una dinastía que se prolongaría durante más de tres mil años y finalizaría con el fallecimiento de Haile Selassie. A su muerte, en 1975, el anillo desapareció. Para algunos, el anillo fue entregado a Bob Marley. Tras la muerte de éste se le perdió la pista a tan antiguo anillo.

Bob Marley

Según los preceptos rastas, todo individuo es hijo de Jah (Yahvé, dios de los hebreos) y tiene contacto directo con el Padre. Los hijos de Jah no mueren sino que pasan a la Vida Eterna. Una interesante cuestión del orbe rastafari procede de una mística interpretación del Génesis: “Dijo Dios: Ved que os he dado toda hierba de semilla que existe sobre la faz de toda la tierra”. Del Salmo 18: “Una humareda subió de sus narices, y de su boca un fuego que abrasaba…”. Para el rastafarismo estos pasajes revelan que Jah fumaba hierba. En consecuencia, siempre han defendido el uso de la ganja, la hierba sagrada, Cannabis Sativa. La ganja o marihuana es su hierba sagrada, su hierba de la sabiduría. La pipa de arcilla usada para fumarla recibe el nombre de cáliz o santo grial. La hoja seca de banano es el papel preferido para enrollar la ganja a modo de cigarro. Según su doctrina (y no le falta razón), el resto del mundo aplica un doble rasero, al permitir el uso del alcohol y el tabaco y rechazar a la vez la mayoría de las hierbas naturales y terapéuticas. Para ellos (y al menos, yo también lo creo) el uso de la hierba fumada, en infusión o como condimento para la cocina es un divino don para la salud. He aquí algunas recetas con marihuana:

Arroz Suave de Hierbas Silvestres

½ L. de caldo vegetal, 400 grs. de arroz integral, 1 cebolla, 1 dl. de aceite de oliva, 60 grs. de queso recién rallado, 250 ml. de tomate triturado, 250 ml. de vino blanco, 60 ml. de nata líquida, 2 grs. de cogollo de marihuana, 1 hoja de albahaca, cilantro, tomillo, romero y salvia.

Sofreír la cebolla y añadirle la hoja de albahaca picada, una pizca de cilantro picado, el tomillo, el romero y la salvia. Añadir el arroz y el tomate triturado para rehogar ligeramente. Regar con el vino e ir de vez en cuando añadiéndole el caldo de verduras evitando que el arroz se quede seco y removiendo para evitar que se pegue. Tras 15 minutos, añadir la nata líquida, el queso rallado y la marihuana picada y dejar cocer unos 10 minutos más. Servir caliente.

Pastel de Rape, Gambas y Marihuana

1/2 Kg. de filetes de rape , 100 grs. de gambas, 8 grs. de marihuana seca machacada, 7 huevos, 300 grs. de nata líquida, 1 cebolla, 1 puerro, 1 tomate maduro, pimentón dulce, pimentón picante y sal.

Hervir el rape en poca agua con el puerro, el tomate y la sal. Una vez cocido, sacar el pescado y reservar desmenuzado. A parte, hervir las cabezas de gambas y las peladuras. Colar el caldo y reservar. En una sartén, sofreír la cebolla con un poco de aceite. Cuando esté dorada incorporar una pizca de pimentón dulce y otra de picante, añadir ½  vasito del caldo de gambas y dejar hervir un rato. Cuando ha reducido, añadir las colas de las gambas, dejar 1 minuto y reservar. Batir los huevos en un cuenco e incorporar la nata, el rape desmenuzado, la marihuana y la cebolla con las gambas reservadas. Mezclar todo bien, rectificar de sal y poner en un molde rectangular. Cocer el pastel al baño maría durante 1 h. ó 1,30 h, hasta que esté cuajado. Una vez frío, desmoldar en una fuente rectangular.
ganja

Brownie de Chocolate, Nueces y Marihuana

150 grs. de chocolate negro para fundir, 5 huevos, 200 grs. de azúcar, 150 grs. de nueces, 5 grs. de marihuana y 150 grs. de mantequilla.

Fundir en un cazo 130 grs. de mantequilla junto al chocolate negro. Una vez fundido, retirar y dejar que se enfríe un poco. A parte, separar las claras de las yemas y encender el horno a 180º para precalentarlo. Batir las yemas con el azúcar hasta que queden bien cremosas y de color blanquecino. Trocear las nueces añadirlas al chocolate junto a la marihuana bien picada. Mezclar bien e incorporar el chocolate a las yemas de huevo poco a poco. A parte, batir con energía las claras hasta lograr que estén a punto de nieve firme. Añadir con cuidado las claras con ayuda de una espátula al conjunto del chocolate.

Untar un molde rectangular con lo que queda de mantequilla y verter la mezcla, cuidando que quede bien repartida. Introducir el molde en el horno ya caliente y dejarlo media hora a 180º. Pasado este tiempo, retirar el molde y comprobar que la masa está cuajada. Cortar el brownie en cuadrados y dejar enfriar al menos 30 minutos antes de servir.

Batido de Jengibre y Mango

4 grs. de hoja de marihuana majada, ½ cucharadita de nuez moscada, 250 ml. de yogur natural, 50 ml. de leche, 200 ml. de agua, 2 cucharaditas de jengibre rallado y 2 mangos maduros.

Poner a hervir el agua. Hirviendo, añadirle el jengibre rallado y apagar al minuto. Añadir la leche y la hoja de marihuana. Batir y dejar reposar unos 5 min. Filtrar y reservar. A parte, pelar y deshuesar los mangos. Troceados, batirlos con el yogur y la mezcla reservada. Servir muy frío y con nuez moscada espolvoreada.


La cocina rastafari se asienta sobre unas profundas convicciones religiosas. El verdadero rasta es un vegetariano estricto que consume únicamente alimentos naturales y vitales denominados ital, esto es, aquellos alimentos que apenas necesitan cocción y que no contienen sustancias químicas como los productos procesados y envasados. Algunas escuelas del rastafarismo interpretan la doctrina copta o macabea de la Biblia, según la cual se permite el consumo de pescado pero no de marisco, como la langosta, el cangrejo de mar, las gambas o incluso el tiburón, al considerarse todos ellos carroñeros del mar. Por otro lado, no pueden comer ningún pescado que mida más de treinta centímetros. Los licores, la leche, el café y los refrescos son bebidas antinaturales. El cerdo (herencia religiosa de los pueblos semitas) es repudiado por tratarse de carne impura con la cual debe evitarse todo contacto directo. Para el rastafarismo prevalece el lema eres lo que comes. Los aditivos, conservantes y alimentos procesados no se consideran ital, al igual que la sal y la harina blanca. Los huevos no se incluyen en la dieta normal. Se prefiere leche de coco o de soja a la leche de vaca. Las hierbas y especias son ital y se emplean en abundancia para complementar o realzar la esencia natural de los demás ingredientes:

Arroz ital con Judías

180 grs. de judías de ojo, 250 ml. de leche de coco, 250 grs. de arroz integral bien lavado, 1 ramita de tomillo, pimienta negra recién molida, el zumo de 1 lima, margarina vegetal y agua fría.

Dejar en remojo la noche anterior las judías cubiertas de agua. Escurrirlas y, en una olla, llevar a ebullición 500 ml. de agua a la que se añaden las judías. Dejar hervir hasta que estén tiernas. Agregar la leche de coco, el tomillo y la pimienta negra. Llevar todo a ebullición. Añadir el arroz integral y agua fría hasta que el nivel del líquido se sitúe a unos 5 cm. por encima del arroz y las judías. Dejar cocer todo a fuego lento, tapado, hasta que se haya evaporado toda el agua y el arroz esté cocido. Antes de servir, rociar el arroz y las judías con el zumo de lima. Remover el arroz y añadir un poquito de margarina.

Sopa de Cacahuetes

180 grs. de cacahuetes pelados y tostados, 125 ml. de leche de coco, 1 L. de caldo de verduras, 4 bayas de pimienta de Jamaica, 1 diente de ajo y ¼ de guindilla despepitada y picada fina.

Triturar los cacahuetes con el caldo en una batidora hasta obtener una pasta homogénea. Añadir un poco más de caldo y batir de nuevo. Calentar el preparado en una olla a fuego medio. Añadir el resto del caldo de verduras y los demás ingredientes excepto la leche de coco. Llevar todo a ebullición y dejar hervir durante unos 15 minutos. Incorporar la leche de coco y dejar hervir unos minutos más. Condimentar la sopa al gusto con un poco de pimentón o un chorrito de Pickapper (salsa picante típica de Jamaica). Si se desea, extraer las bayas de pimienta antes de servir la sopa en cuencos.


Rasta Brownies

250 grs. de margarina vegetal, 375 grs. de azúcar moreno de caña, 125 grs. de hojas y flores de marihuana, sin semillas ni tallos, 125 grs. de cacao amargo rallado, 125 grs. de melaza, 1 cucharadita de vainilla en polvo, ½ de pimienta de Jamaica recién molida, 125 ml. de leche de coco, 310 grs. de harina integral, 375 grs. de frutos secos picados y 2 cucharaditas de levadura en polvo.

Precalentar el horno a 120º C. Batir la margarina y añadir poco a poco el azúcar de caña. Batir hasta obtener una mezcla homogénea y esponjosa. Derretir el chocolate, la melaza, la vainilla y la pimienta de Jamaica en la leche de coco a fuego lento, removiendo constantemente. Verter el preparado a la mezcla de margarina y azúcar intercalándolo con la harina y la levadura mientras se sigue batiendo. Agregar los frutos secos y las hojas de marihuana. Verter el preparado en un molde rectangular de 18 x 29 cm. untado de mantequilla y hornear de 40 a 45 minutos. Cortar el bizcocho en cuadrados una vez frío.

El cuidado es una máxima en la cocina rastafari, un sagrado don que ha de estar presente desde que prepara hasta que se sirve la comida. Los rastafaris se enorgullecen de la pulcritud de sus cocinas, utensilios y alimentos durante la preparación de la comida. Antes de cocinar, es un signo de pureza y acercamiento a Jah lavarse por completo como vía de purificación del cuerpo y el espíritu. Las verduras usadas también deben quedar limpias, sobre todo de seres orgánicos. Cabe destacar que generalmente es el hombre rasta el que cocina en casa y la mujer le ayuda. Hay hogares en los que lo normal es que la mujer tenga una profesión y el hombre se quede en casa al cuidado del jardín, los hijos y la cocina.

Buñuelos de Berenjena

1 berenjena grande, el zumo de ½ lima fresca, 2 dientes de ajo picados finos, 1 cebolla pequeña rallada, 2 ramitas de cebollino picadas, ½ guindilla roja despepitada y picada fina, 90 grs. de harina integral, 1 cucharadita de levadura en polvo, 2 cucharadas de leche de coco, 1 patata cocida hecha puré y aceite vegetal para freír.

Poner a hervir la berenjena hasta que quede tierna. Partirla por la mitad una vez fría y separar la carne de la piel. Triturarla con un tenedor y reducirla a puré en una batidora o pasándola por un tamiz. Exprimir la lima por encima y añadir después el ajo, la cebolla y la guindilla roja. Agregar la harina, la levadura y el puré de patata. Añadir la leche de coco. La mezcla debería adquirir consistencia. Calentar el aceite en una sartén y, una vez caliente, dejar caer cucharaditas colmadas de la mezcla y freírlas por ambos lados hasta dorar. Dejar escurrir los fritos sobre papel de cocina y servir con salsa picante.

Salsa Picante ital

2  cucharadas de aceite de coco, 1 cebolla troceada, 1 diente de ajo picado, ½ pimiento verde despepitado y picado, 250 grs. de tomates frescos pelados y picados, 1 guindilla despepitada, 1 cucharadita de zumo de lima, 1 cucharadita de vinagre, 1 cucharadita de hojas de cilantro fresco machacadas y pimienta negra fresca molida.

Calentar el aceite en una sartén y saltear en ella la cebolla, el ajo y el pimiento verde hasta que quede todo tierno. Añadir el resto de los ingredientes junto con la mitad del cilantro. Llevar todo a ebullición y dejar hervir en la sartén durante 15 minutos hasta que espese la salsa. Retirar del fuego y dejar enfriar. Reducir la salsa a puré con una batidora. Servir la salsa decorada con el resto de las hojas de cilantro.

Zumo Zion

500 grs. de zanahorias lavadas y rascadas, 500 ml. de agua hervida, 250 ml. de leche de soja, 3 cucharadas de crema de coco, ½ cucharadita de nuez moscada fresca rallada, 1 cucharadita de agua de rosas y melaza o azúcar de caña sin refinar, al gusto.

Rallar las zanahorias y ponerlas en agua. Cocer varias veces e ir con un tamiz extrayendo todo el jugo. Desechar los restos y añadir al jugo la leche de soja, la crema de coco, la nuez moscada, el agua de rosas y, por último, la melaza o el azúcar de caña. Servir muy frío.

Bandera Etiopia-León (1897)

Este post va dedicado a todos los profetas de las buenas vibraciones y de los sentimientos auténticos, a aquellos que se oponen a la globalización de la insaciable Babilonia, a los que rinden culto a las hierbas sagradas y a los que aman desinteresadamente la vida, pero sobre todo, a mi tío Fernando Sanguino Gallardo, incombustible guía espiritual que desde nuestra infancia nos ha llevado de la mano a mi hermano Jesús y a mí hacia los sentidos más puros y arcanos de la vida. Como se lee en Proverbios 15:17, mejor es la comida de hierba donde hay amor que la de buey engordado donde hay odio. Bless.

Juan Sanguino Collado

No hay comentarios: